¿ Cómo se desarrolla el método Tomatis ?

 

 

Pto   La evaluación previa

Antes de iniciar una reeducación audio-vocal, el adulto o el niño necesitan de un estudio audio-psico-fonológico. Esto implica hacer una anamnesis o el historial del adulto o del niño y se propone, a continuación, hacer el test de escucha. Este es un test específico del Método Tomatis que permite analizar la potencia de la persona a nivel de escucha y nos permite identificar las capacidades funcionales del oído evaluando sus debilidades y sus puntos fuertes. Posteriormente se realiza una reunión con la consultora psicóloga del Centro, preferiblemente con los padre, si se trata de un menor. Todo ello tiene una duración de aproximadamente de 1 hora a 1 hora 30.

 

Cuestionario

 

Pto   La programación

El programa tiene a restaurar la función de la escucha reproduciendo las diferentes fases de apertura del oído al mundo exterior. Las diferentes fases del programa pueden ser más o menos largas en función de las dificultades de la persona (menor o adulto).

 

  • La primera fase

En el transcurso de esta fase, la persona recibe estimulaciones auditivas con la ayuda de un casco y de un vibrador. La música se utiliza de estímulo inicial, que es escogida en función de las dificultades de la persona y de su test de escucha. Esta fase tiene por objetivo hacer reencontrar a la persona el deseo de comunicarse con su entorno.

 

 

Durante ésta primera fase, la persona puede jugar y hablar al mismo tiempo que escucha los registros. Esta fuertemente predispuesto a dibujar, dibujos que pueden atestiguar la evolucion de la persona.

Las sesiones tienen lugar en una sala especialmente concebida para este tipo de trabajo con una educadora en el caso de los menores.

En esta primera fase, la persona modifica sus hábitos: en primer lugar con el plan del sueño, del apetito y del comportamiento, parece más tranquilo, más distendido, más abierto a los demás, tiene más deseos de hablar. En los menores, los padres perciben que tienen más preguntas y manifiestan un interés mayor por participar, tanto en la escuela como en casa. Su comportamiento se regulariza: El niño/a inestable se calma, escucha también más tiempo y se vuelve, en genera, más positivo en todas sus actividades.

 

  • La segunda fase

Tiene por objetivo permitir a la persona utilizar el deseo de escuchar, suscitado durante la fase anterior. Se le pide entonces repetir, por medio de un micro, ciertos elementos hablados o cantados: canciones infantiles, vocalizaciones, lecturas, nombres y frases. El sonido está regulado con la ayuda del "Oído Electrónico" que permite a la persona controlar su voz. Progresivamente, un sistema de equilibrio le da la posibilidad de controlarse cada vez más mediante el oído derecho con el fin de reforzar sus circuitos audio-vocales. Durante toda esta fase, se toman de manera regular pruebas de audición, con el fin de observar los progresos y prever el momento en que pueda terminar la sesión. El ritmo de sesiones se determina en función de cada persona y sus reacciones.

 

Pto   Las sesiones intensivas con el oído electrónico
  • La primera sesión comporta 2 horas por día durante 15 días (son 30 horas) todos los días excepto domintos y festivos.
  • La (o las) sesion/es siguiente/s comportan 2 horas por día durante 8 días (son 16 horas)
  • Entre cada sesión, es necesario una pausa de 1 a 2 meses para que el niño/a o adulto pueda asimilar el trabajo realizado en las sesiones

 

Pto   Después del programa

Cuando el niño ha adquirido sus mecanismos de control audio-vocales y que puede también manejar su idioma oral y escrito, se le solicita realizar ciertos ejercicios de lectura en voz alta que le permiten mantener sus adquisiciones y reforzar los procesos realizados en el programa Tomatis.

En la medida de lo posible, se le pide a la familia hacer llevar al niño a un control cada seis meses, con el fin de que se pueda evaluar su avance audio-psico-fonológico.