¿ En qué se basa el método Tomatis ?

 

Un 90% de los mensajes sensoriales que estimulan nuestro cerebro, entre los cuales se encuentran el movimiento y el tacto, implican nuestro oído El oído tiene por lo tanto como función ser un sistema de integración sensorial.

Las acciones de corrección del Método TOMATIS van a actuar de manera simultánea sobre las tres funciones esenciales del oído que son el equilibrio, la dinamización y la audición.

 

 

Pto La funcion de equilibrio
Tomatis hace una distincion clave entre oír y escuchar. Oír es pasivo, estamos bañados en sonidos pero no logramos integrarlos. En cambio escuchar es integrar, requiere la motivación para poner atención para enfocar el oído captando selectivamente ciea dentro del territorio de la percepción. Los dos son totalmente diferentes. Oír es esencialmente pasivo; el escuchar requiere adaptación voluntaria.Cuando el oír da paso a escuchar, la conciencia de uno se aumenta, la voluntad se activa, y todos los aspectos de nuestro ser se involucran al mismo tiempo. La concentración y la memoria, nuestra inmensa memoria, son testimonios de nuestra habilidad de escuchar". Alfred A. Tomatis, 1987.

 

 

Pto
La función de dinamización
El oído humano garantiza una función de "carga cortical". En consecuencia, necesita ser estimulado para energizar el cerebro y el cuerpo. El sonido es necesario para nuestra realización personal. Cuanto más rico es en armónicos altos, más su efecto es eficaz. Así es, los sonidos con muchos armónicos altos estimulan una extensa red nerviosa, llamada "formación reticulada", que controla el nivel de actividad global de la actividad cerebral. Es la razón por que utilizamos principalmente conciertos para violín de Mozart, cuyos efectos beneficiosos son famosos. Utilizamos asimismo cantos gregorianos cuyo ritmo tan particular desempeña un papel tranquilizante demostrado.

 

Pto La función de audición
Cuando esta se ve perturbada, vemos aparecer no solo trastornos de discriminación, espacialización, lateralización auditivas, sino también una pérdida de la capacidad de extraer un mensaje sonoro del ruido circundante. La persona es así sometida a una multitud de información que percibe de manera más o menos alterada. La comprensión de los mensajes no puede entonces hacerse que mediante esfuerzos muy importantes, lo que genera errores, un cansancio creciente, irritabilidad y, finalmente, un encierro en sí mismo. El medio ambiente es percibido como algo problemático. Por consiguiente, está claro que la atención y la memorización no pueden ser sino deficientes.